“Cuando me emancipé no sabía ni hacer un sofrito”